lunes, 3 de septiembre de 2012

Es militar y el problema es que... lo amo.

Me veo en la necesidad de volver a escribir, viendolo de una manera de llenar ese vacio emocional cuando te vas, cuando ya no estas.

Hace un año y 8 meses, un 01 de enero, cuando pense que ya todo esta perdido, conocí a la persona que ha hecho que mi mundo cambie. Todos dicen eso cuando conocen al amor de su vida, pero yo si se que significa que tu mundo cambie.

Cuando te conocí, Carlos, yo no me queria enamorar, algo en mí me lo queria impedir, pero mi corazón terco, no pudo... y se enamoró.

Era tu ultimo año en la Escuela Militar y era mi primer año de Psicóloga. Nuestras vidas comenzaron a transcurrir juntas, tú te esforzabas por vivir o sobrevivir en su escuela toda la semana y poder vernos 3 días... (3 dias que hacian que todo valiera la pena) y yo vivía toda la semana con la firme promesa de esperarlo aqui afuera, en este mundo un tanto difícil y diferente, pero siempre fuerte aunque no tuviera fuerzas, siempre de pie.

Hoy pasan por mi mente tantas mañanas en las que se, corrias, sin que nadie te viera hacia el telefono público para poder llamarme y escuchar mi voz. ¡Como me alegrabas la semana! Pasan por mi mente aquellas llamadas que no fueron recibidas por encontrarme ocupada y ahora se cuanto te costaban ¡Te jugabas la salida del fin de semana! Tantas cosas que hacias, que en su momento parecian que yo no las valoraba, pero no sabes como las extraño ahora.

Asi fueron pasando los meses, hasta que tuviste que irte. Aun sigo sin entender como alguien puede dar su vida o ponerla en riesgo por un país entero, por gente desconocida ¡Te admiro tanto! Yo no entendia porque tenias que irte ¿Por qué? ¿Por qué tenias que dejarme aqui? ¿Por qué si me costo encontrarte, tienes que irte ahora? De todos los momentos dolorosos que he tenido que experimentar, el verte ir, no se compara con ninguno. Aun lloro cuando lo recuerdo, porque no se estaba yendo mi enamorado, se iba mi mejor amigo, mi complice, la persona con la que mas me divierto, con la que mas peleo, con la que podia caminar horas de horas, aquella persona que me ama, aquella que las circunstancias la alejaban de mi en esos momentos y yo no entendía por qué.

Aun no lo entiendo del todo, pero he aprendido a vivir con ello. Es una lucha muy dificil. Vivo con el miedo de que te pase algo, ya casi 8 meses. Son 8 meses desde que te haz ido, son 8 meses que tengo un calendario en mi escritorio, marcando los dias que pasan y no te veo, los dias que he podido verte, los dias que haz regresado, los meses que vamos cumpliendo y que van pasando sin ser celebrados, los dias que finjo que todo esta bien y me seco las lagrimas en silencio, mientras veo nuestras fotos o abrazo el muñeco que me regalaste. Jamás sabremos que significa celebrar un primer año juntos, pero no importa, porque por más dificil que parezca todo esto, vale la pena.

Vale la pena esperar que pasen los dias y volar a verte, vale la pena bajar del avión y verte esperandome con esa sonrisa que amé desde la primera vez. Vale la pena trabajar más horas, vale la pena invertir un par de soles más, vale la pena esperar tu llegada, porque se que en algun momento caerás de sorpresa, vale la pena amarte porque se cuanto me amas y se que tan importante es mi apoyo para tí, ese apoyo incondicional que te ofrecí desde que entraste en mi vida. Yo tome tu mano con la idea no soltarte jámas, no me sueltes tú a mi.

Y aunque no seas perfecto, te olvides de nuestros aniversarios, aunque seas un dormilón, renigues por todo y a veces no lleguen muchos detalles, te amo. Te amo más de lo que algún dia te puedas imaginar, puedo decirlo convencida, que después de tu madre, no habrá persona que te ame más que yo.

Gracias, yo pense que sabia lo que era el amor y no lo supe hasta que por esas casualidades del destino y el mar, llegaste hasta mí.


Ha dicho Maria Vanessa y asi sea